jueves, 7 de marzo de 2013

En el Almíbar de tu Nombre


Ahí afuera...

Me espera una ultrapecosa entelequia,
un instante inasible...
con aroma de eternidad.

Aquí adentro...

Me aferro a mi incauta ambición de misterio,
prensado por el paso trashumante del tiempo.
Sigo planeando el atraco certero
a una sucursal de tu corazón,
la que a mí me corresponde.

Razón de mi devoción
donde mi centro de gravedad se esconde.
Voy lamiendo la secreta combinación,
licuando el musgo de la cerradura,
disolviendo dudas con las letras de mi nombre.

En una cuenta atrás
que trasunta tus vertientes
y alamedea por tus trópicos.
Que va dejando su simiente
en trazos de paraísos utópicos.

En una cuenta sin final
que desemboca todo su caudal
en el delta de agua salada
que ansía sin tregua mi paladar.

Para bañarse en el nuevo instante de eternidad
que me brinda el almíbar de tu nombre,
escrito sobre el húmedo ventanal
donde cauterizo las arrugas de mi frente
en noches de manso respirar.

Recordando los momentos...
en que nos vimos de verdad.
Cuando acaricé tu imagen durmiente,
aquella que quisiera contemplar
sin prisa ni pausa,
en todas y cada una de las lunas llenas
que nos quedan por domesticar
hasta el día del juicio final.

Mientras tanto...
Sigo lamiendo la secreta combinación errante
del paradigma de tu alma noble,
guarecida tras un velado turbante.

Nómada que un día atisbó este desierto...
Mar de dunas con incauta ambición de misterio...
y la firme vocación,
de convertirse en todo tu universo.

                                                               J.angel)


16 comentarios:

  1. Es ahí donde tu boca quedo atrapada, donde tus besos colmados, en un nombre...

    Besos de azúcar para noches de lluvia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien me saben tus besos, pelirroja.
      Besos grandes.

      Eliminar
  2. Un símil arriesgado y sin embargo perfectamente poetizado. Yo siempre tuve miedo a los atracos, sin importar de qué lado disponga el destino. Soy de las que cree que en cualquiera de los dos, terminaría prisionera.
    ¡Cuántas lecturas tiene un mismo poemas! Es lo que me entusiasma de este género. Depende, siempre depende de quién lo lee y del momento en el que lo lee. Pero siempre es un placer leer tu poesía.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro Carmen, todo depende del cristal con que se mire, es un poema antiguo de hace casi dos años...pero como ves cabe perfectamente dentro de lo que acostumbro a publicar.
      Es curioso, que cuando a uno le roban el alma, no se da cuenta hasta que descubre el vacío que le estalla en el pecho y la ausencia que se le anuda en la garganta.

      Eliminar

  3. "...Instantes de eternidad..."

    Granos de arena entre los dedos... estrellas fugaces hilando recuerdos... vientos colándose por las rendijas del corazón... pájaros fugitivos sobrevolando nuestra alma...

    A veces logramos encontrar, atisbar, ver, darnos cuenta, disfrutar... 'del lado bueno de las cosas'... aunque sea por un ratito... ;)

    Un beso.

    PD: Lo conseguí... :) Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. un verdadero placer saber que sigues ahí, tan cerca.

      un beso al cuadrado

      Eliminar
  4. Eres un Cyrano de Bergerac, pero con un físico agradable. Eres como el poeta, un pensador agitador que haces pensar a quien te lee :))

    "adapta toda las cosas al modo que mejor se ajuste a sus deseos, sin consideración alguna a la propia esencia de las mismas" y tú lo consigues...

    Sigo planeando el atraco certero
    a una sucursal de tu corazón,
    la que a mí me corresponde.

    me encantó este poema.

    un abrazo poeta :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconozco que es uno de mis poemas malditos, quizás por ser uno de los más reveladores estuvo un tiempo en la sombra, y este si que tiene algo de autobiográfico. De esa ciencia ficción que tanto me entusiasma.

      Bonita imagen Esi
      un beso encanto..)

      Eliminar
  5. Recordando momentos mágicos hilvanados con las letras de tus sentimientos, un placer estar en tu rincón.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María, el gusto es mío. Mi rincón es también tu orilla.

      besos concéntricos.

      Eliminar
  6. Este hondo sentir va más allá del beso y la caricia. Fue su alma infinita la que entró por tu boca.

    Besoss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. envidio esa intuición que poseéis las mujeres, aguas de una fuente misteriosa bebieron mis labios de su boca.

      besos oblícuos

      Eliminar
    2. Te atraparon los recuerdos, su boca y su figura, las ansias de la piel... "en una cuenta sin final"...
      Besos poeta.

      Eliminar
    3. así es Hanna, uno echa de menos la piel suave y la luz que emana de una mujer al amanecer.

      besos encanto

      Eliminar
  7. Me encantó.
    Todos los desiertos sucumben ante el oásis de tus letras.
    Así es.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siempre tan amable Adriana, un verdadero placer saber que puedo calmar tu sed.

      besos y abrazos

      Eliminar